STEM es el acrónimo en inglés de los nombres de cuatro materias o disciplinas académicas: Science, Technology, Engineering y Mathematics, que en nuestro sistema educativo corresponderían a Ciencias Naturales, Tecnología y Matemáticas. Las iniciativas o proyectos educativos englobados bajo esta denominación pretenden aprovechar las similitudes y puntos en común de estas cuatro materias para desarrollar un enfoque interdisciplinario del proceso de enseñanza y aprendizaje, incorporando contextos y situaciones de la vida cotidiana, y utilizando todas las herramientas tecnológicas necesarias.

Desde principios de la década del 2000 se empezó a reflejar en diversos estudios un descenso más que apreciable en la proporción de alumnos en el ámbito de las disciplinas STEM. En Argentina según el informe Panorama de la Educación (Education at a Glance) de OCDE, nuestro país está entre los países con el porcentaje más bajo de graduados en el campo de las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) con un 14%, comparado al 23% que presentan en promedio los demás países de la OCDE. Esto es importante ya que, según datos del informe, en el campo de las STEM se registran las tasas de empleo más altas a nivel global, lo que muestra las demandas de las sociedades actuales. Se estima que los egresados de carreras vinculadas al sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones tienen una tasa de empleabilidad de siete puntos porcentuales más arriba que los egresados de carreras en el campo de las humanidades y las artes.

Hablar de STEM es hablar de la vida misma. Cada día, casi sin darnos cuenta, utilizamos todas esas disciplinas. La ciencia está presente en la naturaleza: las estrellas, nubes, sol, animales, plantas y fuentes de energía. La tecnología está presente cada vez más en nuestro día a día a través de computadoras, smartphones y todo dispositivo electrónico que sirve para hacer nuestra vida más sencilla. La ingeniería permite mejorar los sistemas de transporte, desarrollar instrumentos y máquinas menos contaminantes, entre otros y, por último, las matemáticas quienes están omnipresentes en nuestro mundo.

En la actualidad, el impulso de iniciativas STEM se ha convertido en uno de los objetivos fundamentales de la planificación educativa no sólo de países como Estados Unidos, Reino Unido o Finlandia, sino también del conjunto de la Unión Europea, de nuestro país y de diversos organismos internacionales. Incluso compañías líderes en diversos sectores, pero en general muy vinculadas al ámbito tecnológico, han unido esfuerzos con las administraciones públicas para desarrollar programas o iniciativas de fomento de las vocaciones tecnológicas entre los jóvenes.

Cuando se conjugan las habilidades artísticas y creativas con la educación STEM se ponen en valor aspectos como la innovación y el diseño, el desarrollo de la curiosidad y la imaginación, la búsqueda de soluciones diversas a un único problema. Es entonces cuando se produce la transformación en STEAM, donde la A hace referencia a Arts, y por extensión, a las disciplinas artísticas, que tradicionalmente han sido las encargadas de desarrollar y fomentar las cualidades antes mencionadas.

Desde NextBrain Tecnología para Escuelas proponemos transformar la sigla STEAM en STREAM con la incorporación de la letra R en referencia a Reading/wRiting. Consideramos que la creatividad y la innovación se concretan cuando existe una comprensión total de la realidad o del problema a solucionar y esto sólo se logrará si formamos a nuestros alumnos en comprensión lectora y escritura científica acorde a las necesidades del proyecto a desarrollar. Para lograrlo hemos incorporado a nuestra oferta un conjunto de soluciones que contribuyen a lograr esa comprensión: el Método de entrenamiento lector Glifing para Escuelas y el método de entrenamiento en ortografía Walinwa.

Leer y Escribir, como cualquier otro arte, enseña toda la gama de "herramientas para pensar" que se requieren para ser creativas en cualquier disciplina. Para ser un escritor lúcido, uno debe observar agudamente; resumir la información clave; reconocer y crear patrones; usar analogías y metáforas para modelar en palabras alguna realidad que tiene lugar en otra dimensión; traducir sensaciones, sentimientos y corazonadas en formas claramente transmisibles; y combinar toda esta información en palabras que creen no solo comprensión, sino también placer, remordimiento, ira, deseo o cualquier otra emoción humana que lleve la comprensión a la acción. En este sentido el premio Nobel y físico William D. Phillips escribe que "En la escuela secundaria, disfruté y me beneficié de las clases de ciencias y matemáticas bien enseñadas, pero en retrospectiva, puedo ver que las clases enfatizan el lenguaje y las habilidades de escritura fueron tan importantes para el desarrollo de mi carrera científica como la ciencia y las matemáticas. Ciertamente siento que mi participación en el bachillerato en concursos de debate me ayudó más tarde a dar mejores charlas científicas, que las clases de escritura me ayudaron a escribir mejores trabajos”.

Convertir STEM en STEAM energizará las ciencias, pero ir un paso más allá y convertir STEAM en STREAM producirá las corrientes de creatividad más fuertes.