Imprimir
Categoría: Blog
Visto: 74

En el artículo anterior hablábamos de la importancia y las ventajas de utilizar pizarras interactivas en las aulas de clase. En esta continuación veremos los tipos disponibles en el mercado y sus características.

La British Educational Communications and Technology Agency (BECTA), las clasifica, atendiendo a su tecnología, en los siguientes tipos:

Pizarras táctiles:

La superficie de proyección tiene dos membranas, una de ellas, la exterior, es sensible al tacto, duradera y tensada, y permite detectar la presión que se ejerce sobre ella con cualquier objeto: rotulador estándar, dedo… Esta presión permite poner en contacto ambas membranas y provoca una variación de la resistencia eléctrica, permitiendo localizar el punto señalado. Además, permite su utilización sin proyector para salvar e imprimir lo escrito en la pizarra. Quizás el hecho de usar el dedo para el manejo trae consigo su amplio uso en Infantil y primaria, ya que en estas etapas los alumnos aún no tienen el control de la escritura que se supone sí tienen en secundaria.

Su resolución y nitidez se ha visto mejorado con la reciente aparición de Led´s táctiles y de pantallas en 4K que proveen una increíble nitidez de imagen.

Son las más caras del mercado ya que al utilizar monitores profesionales touch en full HD o 4K hace que se encarezca su precio.

Ejemplo: Smart Board, i3 Technologies, TeamBoard

Pizarras electromagnéticas:

También incluye una superficie de proyección que contiene una malla que detecta la señal del puntero o lápiz en toda la superficie de la pizarra mediante una tecnología electromagnética. Esta malla envía al ordenador la señal infrarroja del puntero y localiza el punto señalado. Esto proporciona una alta resolución y gran calidad de anotación y velocidad de transmisión. Para ello necesita un lápiz o apuntador electrónico.

Un ejemplo de ellas lo constituye la pizarra Promethena constituída por un tablero duro de melamina con una rejilla de metal de cobre en su interior que permite detectar el lugar del tablero que se está tocando. Esta información se alinea con la imagen proyectada en la pantalla y el lápiz se convierte en un ratón.

Tienen una gran resolución de hasta 1000 lpp de salida, permitiendo realizar anotaciones e impresiones de gran calidad.

Son pizarras muy robustas por lo que no precisan un cuidado especial.

Ejemplo: Promethean, InterWrite

Pizarras con tecnología de infrarrojos/ultrasonidos

Este tipo de pizarra se compone de un dispositivo que se fija a cualquier superficie vertical y lisa mediante ventosas, imanes o tiras adhesivas. Con ella se utilizan lápices electrónicos específicos o rotuladores estándar en carcasa especial. Para transmitir su posición envían un destello de luz infrarroja que es detectado por el dispositivo y traducido, el punto señalado, a coordenadas cartesianas, utilizadas para ubicar el ratón. Esto es seguido de una ráfaga de ultrasonidos que permite el sincronismo entre ambas señales.

Su resolución es superior a las táctiles pero no supera las 100 ó 125 lpp. Por tanto tienen menor resolución que las electromagnéticas.

Esta tecnología puede también utilizarse sin el uso de un proyector como en las pizarras táctiles para funcionalidades sencillas como salvar e imprimir lo que se ha escrito.

Dado que este sistema no incluye una superficie de proyección resulta más barato que los anteriores.

Ejemplo: eBeam, Mimio y Describo

Pizarras con tecnología de infrarroja

La diferencia con la tecnología anterior es que tanto el sensor como los lápices no poseen tecnología de ultrasonido lo que los hace menos eficaces en aulas con muchas fuentes de luz. En los casos en que la habitación está cerrada y no expuesta a fuentes de luz como el sol su funcionamiento es óptimo.

Ejemplo: Tomi

 

Aclaración:

Todas las PDI necesitan, antes de su uso, una calibración, lo que permite definir los puntos que van a constituir nuestra superficie de trabajo y que debe coincidir con las dimensiones de las imágenes proyectadas. Junto a este proceso existe el de la alineación en 9, 16, 40 u 80 puntos que aumenta la precisión de la PDi. Cuantos más puntos utilicemos en este proceso con más precisión se detectará la posición.

Todas las PDI necesitan de un proyector que, si es frontal, y el alumno o profesor se sitúa entre éste y la pizarra, crea sombras sobre la imagen proyectada. Para evitar esto algunos modelos de PD tienen proyección trasera o frontal que minimizan este problema. Sin embargo esta retroproyección implica necesitar un mayor espacio para la PDi lo que puede ser un inconveniente. Otra solución sería colocar el proyector en la parte superior de la PD, pero esto las encarece mucho.

 

En NextBrain Tecnología para Escuelas disponemos de todos los tipos de pizarras interactivas disponibles en nuestro país, puede consultar aquí para ver

 

La utilización de pizarras digitales interactivas posee una marcada importancia en las aulas, basándonos en la célebre reflexión de William Glasserin y sus Seven ways of knowing

Aprendemos… 10% de lo que leemos, 20% de lo que oímos, 30% de lo que vemos, 50% de lo que vemos y oímos, 70% de lo que discutimos con otras personas, 80% de lo que intentamos y 95% de lo que enseñamos a otras personas